LA ELECCIÓN DEL VESTIDO

Después de saber la fecha y hora de tu boda, si es por la Iglesia o por lo civil y la temática de la boda (en la playa, en el campo…) y por supuesto las últimas tendencias en vestidos de novia ya puedes empezar a tomar una de las decisiones más importantes de tu boda: la elección de tu vestido.
 
Ten en cuenta que los vestidos de novia de encargan con meses de antelación, (entre 4 y 10). A la hora de pisar las primeras tiendas o consultar a diseñadores, seguro que ya tienes en mente algunas ideas claras sobre el vestido de tu vida. Intenta llevar siempre la misma persona o personas (pero cuantas menos mejor ya que te será más difícil cuantas más opiniones tengas) que conozcan tus gustos, personalidad y estilo ya que les vas a conceder el honor de darte buenos consejos y que hagan un poco más fácil esta difícil tarea. A parte de tener las opiniones de las personas más cercanas también es muy aconsejable pedir criterio a las encargadas de las tiendas de vestidos de novia ya que te darán su punto de vista desde el exterior, y serán totalmente objetivos
 
Antes que la selección del tejido o del color  tienes que tener claro la elección de la forma del vestido que mejor te vaya. Nadie mejor que tú conoce tu cuerpo y sabes qué es lo que te sienta mejor y lo que menos te favorece, pero por si dudas o tienes algún dilema por pequeño que sea, desde Atidemi Novias te damos los siguientes consejos:
 
Lo primero: tener claro que hay 4 grandes grupos de tipos de silueta reloj de arena, campana o pera, campana invertida y forma de rectángulo.
 
La silueta reloj de arena es aquella en la que predominan las curvas femeninas: cintura definida y pecho y caderas prominentes. Formas ajustadas que marquen tus curvas, vestidos de corte sirena o la silueta princesa con el talle bajo.
 
La silueta rectángulo o tubo corresponde a las muy delgadas, con poco pecho y poca diferencia entre cintura y cadera: tu cuerpo va en línea recta. Evita los volúmenes exagerados y los escote palabra de honor que no realzará tu pecho y no te lo favorecerá para nada. Los grandes escotes son un gran acierto, ya que al no tener un pecho abundante te quedará muy elegante. 
 
La silueta de campana se basa en espalda ancha, pecho generoso y piernas finas por lo que la parte de arriba tiene mayor volumen, ya que este no está en las caderas. Vestidos que a partir de la cintura tengan mayor volumen. La parte de arriba no debe de llevar muchos detalles, opta por la sobriedad.
 
La silueta campana se caracteriza por acumular más volumen en la zona inferior, es decir, tener las caderas y las piernas de un tamaño mayor que la cintura. Si decides llevar algún tipo de pliegues o plisados que sean a partir de la altura de la cadera. Un vestido de corte imperio es el que mejor te va.
 
En Atidemi vamos más allá, nos vamos a centrar en cada una de las partes de nuestro cuerpo para que te sientas realmente identificada y no te quepa ningún tipo de duda.
 
Para las novias con el busto grande…
Se recomiendan los escotes en V y redondos. Los vestidos de una sola pieza y falda amplia, o los vestidos de dos piezas con pliegues, tablas o frunces en la zona de unión del talle con la falda para crear armonía entre la parte superior del talle y la cadera. Para distraer la atención del busto, puedes darle mayor importancia a los detalles en los vestidos como al diseño de la espalda.
 
Si por el contrario tienes el busto pequeño…
 Los vestidos corte imperio, los corsés, los escotes halter, aunque más que un escote, es un tipo de corte que deja al descubierto los brazos, los hombros y la espalda y se une al cuello con dos tiras.  Las novias con pecho generoso encontraréis  en este estilo una buena manera de sentirse cómoda y atractiva sin dejar la elegancia de lado. Puedes emplear en la zona del busto telas cargadas de pliegues o pedrería para dar un poco más de volumen.
Lo que sí que tendrás que evitar con los cuellos altos y cerrados que te harán parecer más pequeña.
 
Si tu cuello es corto…
Deja que los escotes estén al descubierto ya sean en forma de V, cuadrados, en forma de barco. El peinado debe despejar el rostro, así que un peinado alto resulta ideal para estos casos.
No te recomendamos las mangas con pliegues en los hombros, los adornos excesivos en la parte superior del talle y aquí cuidado con los collares, si se utilizan que sean muy discretos.
 
Para los cuellos largos…
En este caso puedes optar por un peinado con el cabello suelto, recogidos con algún detalle de pedrería, siempre que los recogidos no sean excesivamente largos.
Si tus brazos son algo gruesos…
Lo que mejor te disimulara en general serán mangas simples, con caídas muy suaves, sin ningún tipo de adornos, pliegues ni volantes. 
 
Si tus brazos son delgados…
Las mangas de caída suave, ya sea con pliegues, en forma de pétalo, con amplios volantes, en capas o incluso manga tres cuartos serán la solución siempre que no se ponga mucho adorno ni mucho peso en las mangas para evitar especial énfasis en la zona de los brazos.
 
Si tu estatura está por debajo de la media o te consideras bajita…
Para el día de tu boda tienes que saber que tienes varias formas de aparentar unos centímetros de más, además de los centímetros que te proporcionan los zapatos. Aunque no debes pasarte con los centímetros de estos ya que tienes que estar muchas horas con ellos y ante todo tienen que ser cómodos. Afortunadamente hay zapatos altos y además cómodos, por ello tendrás que tener especial cuidado en la selección de este complemento. El vestido de novia por el que te decantes será un vestido entero y en cuanto te hagas las pruebas sabrás el por qué, ya que si quitamos los cortes en la cintura o en la cadera tu figura aparentará más alargada. En cuanto al escote uno acabado en V sería buena elección. Si los diseñadores tuvieran que elegir un vestido para alargar la silueta ese sería en corte imperio, ya que el efecto óptico es el de alargar las piernas. 
Lo que no recomendamos desde Atidemi Novias es una cola excesivamente larga ya que si superan los dos o tres metros de largo quedará desproporcionada respecto a tu altura. Como tampoco somos partidarios de que te decantes por faldas muy voluminosas, los pliegues y las telas muy pesadas o con estampados o bordados profusos, que hagan verte sobrecargada.
 
Si eres alta…
Lo que toda novia tiene claro es que en el día de la boda el novio no quede más bajito a su lado. Por eso debes evitar el corte imperio ya que este te puede hacer las piernas demasiado alargadas. Los vestidos con corte en A también te harán parecer más alta, así que a no ser que tu novio sea mucho más alto que tú deberías descartarlos. Sin embargo, los vestidos con faldas con mucho juego, con volados o encajes te sentarán de maravilla.
Con respecto al escote del vestido de novia los expertos consideran que el al igual que los hombros descubiertos les quedará como anillo al dedo a las novias de gran altura.
 
Si eres una novia delgada…
Y no quieres parecerlo demasiado descartaremos los vestidos muy ceñidos a tu silueta Estarás perfecta con un vestido de gran volumen en la falda, con vuelo o con volantes. Podrá tener cualquier tipo de detalles bien para realzar el pecho o bien para darle más volumen a tus curvas. 
 
Si tienes unos kilos de más…
Evita los frunces, brillos y telas cargadas
Es aconsejable elegir tejidos lisos y dejar de lado los encajes, los cortes horizontales, la acumulación excesiva de telas así como los frunces y telas muy cargadas en general. 
Para las novias que tengáis especial preocupación por las caderas también tenéis soluciones. Podéis optar por los vestidos en corte imperio o aquellos cuyo talle no tiene cortes en la cintura como las faldas en línea A.