VESTIDO DE NOVIA EN LA RED

 
 
Tu vestido de novia, ¿también por Internet?
 
En estos momentos las tecnologías y sobre todo Internet están presentes en la vida de todos nosotros más que nunca. Podemos comprar ropa, comida, contratar viajes y  todo lo que nos podamos imaginar ya está disponible con un solo clic. Pero, ¿se te ha pasado por la cabeza alguna vez comprar o alquilar por Internet algo tan importante como tu vestido de novia? En el caso de que lo hayas pensado seguro que meditándolo más y pensándolo mejor no lo ves como una elección adecuada, y es que la verdad es que esta decisión no se puede tomar a la ligera.
 
En  la red podemos encontrar una gran variedad de vestidos, de ofertas, tanto de diseñadores como de modelos y los precios en muchas ocasiones pueden ser más interesantes que en una tienda. 
Tienes que tener en consideración una serie de puntos para acertar con tu vestido por internet, muchos de ellos son los que se tienen en mente a la hora de buscarlo en una tienda, así que toma nota: 
 
1. Es necesario conocer tu cuerpo
Aquí no solo basta saber la talla que usamos, ya que dos mujeres usando la misma talla pueden tener cuerpos diferentes. Por eso, tienes que  conocer la forma de tu busto, cintura y caderas con el fin de conocer tus proporciones para dar con el tipo de vestido que más se adapte a ti y realce tu figura. Para acertar con el tono de tu vestido también es necesario que consideres tu color de piel y de tu cabello.
 
2. Conoce los tipos de vestidos de novia y pruébatelos. 
Para ello tendrás que acudir a algunas tiendas y probarte vestidos con diferentes formas y cortes. Puede que pienses que el corte imperio, por ejemplo, es el que va más acorde con tu figura y después de probarte los diferentes tipos puede que te veas mejor con uno de corte línea A o un vestido sirena. Por ello es muy importante que barajes todas las posibilidades de vestidos. Desde Atidemi Novias te recomendamos también que una vez hayas encontrado la forma de vestido acorde a tu cuerpo te pruebes varios vestidos con diferentes tejidos y por último ya, con los diferentes tonos (blanco roto, crudo, hueso…).
 
3. Busca la guías de tallas y medidas.
Dependiendo de la firma o de la nacionalidad del fabricante, la talla que utilicemos puede variar en uno o incluso en dos números. Por lo que será de especial interés conocer la guía de tallas y medidas que están disponibles en las diferentes webs de vestidos de novia. Teniendo en cuenta las medidas de busto, cintura y cadera te aproximarás a cada talla y medida. Si la página web en cuestión no incluye una guía de tallas busca otra que sí la tenga.
 
4.  Conoce a los fabricantes.
Tan importante como conocer la talla es conocer a los fabricantes. Hay fabricantes que en su página web tienen a tu disposición colecciones de temporadas anteriores y por lo tanto puedes encontrar en ellas  grandes ofertas y oportunidades.
 
5. ¿Cuál es la longitud exacta del vestido?.
Hemos hablado de tallas, formas y cortes pero no de la longitud del vestido. Es crucial que conozcas este aspecto con exactitud, cuánto mide con precisión el vestido para contar con posibles modificaciones. Hay que pensar también en los centímetros de los zapatos y si todavía no los tienes contar por ejemplo, con diez centímetros extra para que no te quedes corta, y nunca mejor dicho.
 
6. Lee detenidamente todas las letras por pequeñas que sean.
Llega la parte más complicada: te ha gustado un vestido y estás convencida de comprarlo o alquilarlo pero algo te para. Puede que luego no cumpla con tus expectativas, que no te siente como pensabas o que la tela no sea como habías pensado.
Es muy importante que la página web cuente con un servicio de atención al cliente para atender cualquier duda o sugerencia acerca del producto. Antes de realizar ninguna compra o alquiler comprueba que el servicio de atención al cliente sea accesible y que emiten respuesta rápida y efectiva.
 Al igual de importante es conocer las condiciones de devolución en caso de no estar satisfecha con tu vestido, así como saber si te cobran un coste adicional por realizar la devolución.
 
Si los fabricantes no aceptan cambios, es arriesgarte mucho, comprar algo sin habértelo probado antes. No te olvides de revisar las políticas de devolución en el caso de que te devuelvan íntegramente el coste del vestido y tampoco olvides revisar si tienes un punto de devolución en tu ciudad.