LA DOBLE VIDA DE UN VESTIDO DE NOVIA

 

Las posibilidades son infinitas lo importante es darle un uso diferente al que llevaste en tu boda

Kate Moss  se puso un vestido vintage de novia para la Gala del Met–; el caso es darle a un vestido de novia un uso que no tenga nada que ver con una boda o darle una segunda vida al que llevaste en la tuya. Y ya que la temporada de Otoño-Invierno 2015-2016 brinda una vuelta del vestido victoriano.

 

Altuzarra, Valentino o Rodarte presentan propuestas donde el encaje o el terciopelo blanco, que tanto recuerdan a un vestido de novia, se adaptan al día a día con cuellos con lazada en la oficina o con tacones y sombrero para asistir a una fiesta. Porque, si tienes un vestido maravilloso que luciste el día de tu boda, ¿por qué no volverlo a llevar?

Con un poco de imaginación se puede renovar una prenda y obtener resultados insospechados. Acortar una falda larga, añadir o quitarle las mangas, separarlo en dos piezas luciendo la falda de vuelo con una blazer negra, descoser un cuello de encaje… Las posibilidades son infinitas y la inspiración, inagotable.