¿Y SI NO VOY DE BLANCO?

 

Estilismo novias, peinados boda, pasarela de novias. Vestidos de boda, belleza novias...

Seguro que muchas veces has pensado qué hace que una novia aparezca radiante el día de su boda. No es sólo un vestido perfecto y un maquillaje fantástico, es también el combinado perfecto de un estilismo general creado de forma exclusiva para la novia.

El entorno, el tipo de ceremonia, la hora, la personalidad de la novia… Todos estos desde Atidemi vamos a tratar de ayudarte  a resolver dudas para conseguir un día inolvidable no sólo para ti, sino también para todos tus invitados. Por ello lo primero y más importante es saber qué tipo de novia te gustaría ser.

Si siempre has pensado que tu boda perfecta es una ceremonia religiosa, de mañana o de tarde y con el protocolo perfectamente definido seguramente encajas en el perfil de novia clásica. El tipo de vestido más apropiado sería  de corte sencillo, con una confección de líneas sobrias y elegantes y tejido ricos como los mikados, los rasos de seda o los brocados. La mejor opción el velo clásico o la mantilla. El color fundamental será el blanco con poco matices, el marfil o el color champagne no encajarán tanto.

En cuanto al maquillaje siempre deberá ser sutil y nada marcado, los colores intensos pueden romper el equilibrio que una novia clásica siempre necesita; la mejor opción, según opinión de Atidemi, será resaltar tu belleza natural sin extravagancia buscando maquillajes de efecto muy fresco y sutil. Los peinados deben seguir la misma línea y la mejor opción es, sin duda, el recogido. Evita los de tipo informal y las melenas sueltas. Debes tener muy presente que la imagen de la novia la definen todos los elementos y no sólo el vestido.

 

Novia romántica.

El estilismo para estas novias es más fresco e informal. La ceremonia puede ser civil o religiosa y los horarios ya no están tan marcados: desde Atidemi te sugerimos un fantástico atardecer en un jardín decorado con infinidad de velas o una pequeña capilla con encanto rodeada de tus más íntimos pueden ser el entorno ideal para ti.

Los vestidos algo más atrevidos teniendo muy presente el protocolo de las bodas religiosas con materiales ricos como el tafetán, los encajes bordados, faldas con volumen, cuerpos drapeados enmarcados en una paleta cromática más llamativa: beige, dorados o incluso encajes en plata sirven para crear un estilo más sugerente y personal.

El maquillaje puede ser algo más intenso que en la novia clásica: si habitualmente tienes por costumbre delinearte los ojos o maquillar tus labios con tonos más intensos sigue con esta pauta. Una novia romántica no necesita un estilismo tan discreto y minimalista, además si sigues con esta pauta los invitados no te verán tan cambiada y seguiras siendo tu misma pero más radiante.

El peinado es más versátil: recogidos informales, semirecogidos o melenas sueltas al estilo más natural. La novia romántica busca un estilo muy cercano y cómodo.

Si eres de las que no les gustan los convencionalismos ni seguir las normas, desde luego eres una novia moderna. Son las que marcan la pauta en su boda y tienen muy claro lo que quieren. Siempre son ceremonias civiles y preferiblemente por la noche en los entornos menos usuales: la playa, un jardín, una masía en el campo…

En cuanto al vestido hay algo que queda muy claro: la novia siempre sexy! escotes de vértigo, transparencias, vestidos entallados que se ajustan a la silueta que ayudan a mostrar las mejores armas de seducción.

El maquillaje acorde a tu estilismo: ojos ahumados con colores y texturas metálicas, delineados imposibles o incluso labiales rojo al más puro estilo de los años 50. Todo vale para ser esa novia diferente y atrevida. Los peinados extravagantes, volúmenes muy marcados o melenas rizadas sobre una espalda desnuda.

Las bodas de este tipo siempre rompen con lo que está establecido porque tú eres la que decide hacer lo que más te gusta!.

En Atidemi opinamos que si hay una norma de oro que toda novia debería cumplir, es que para el gran día nunca debes parecer otra persona ni sentirte extraña. Busca el estilismo que más cómoda te haga sentir y el que más encaje con tu personalidad y con la imagen que todos tienen de ti. Si te sientes segura y guapa se nota y de esta forma te conviertes en la novia perfecta que nunca dejará  a nadie indiferente.