UNA BODA RÚSTICA MUY CHIC 

 

Ya dejamos atrás el verano y con ello, bodas en la playa, bodas en grandes salones… por eso vamos a centrarnos en el presente, en el otoño y en lo que nos da la naturaleza.

En otoño las flores caen al suelo y crujen cuando se pisan. Si aún no tienes contratado ningún salón para celebrar el banquete de tu boda y quieres disfrutar de lo que nos ofrece la naturaleza, ¿qué hay más natural que celebrar tu boda en el campo al aire libre? Hay fincas rústicas donde poder pasar con tus amigos y familiares una velada única. 

 Pero por que tu celebración sea rústica no quiere decir que no esté cuidado cada detalle y que el buen gusto no reine en la decoración te damos algunas ideas para que aproveches del paisaje y juegues con los tonos de los árboles y plantas.

Saca partido a todo lo que encuentres a tu alrededor, troncos de madera, adornos en mimbre y sobre todo que abunden las flores propias del otoño como son las violetas o dalias, entre muchas otras, que darán a tu celebración una calidez especial.

En cuanto a la mesa, los manteles en tonos suaves, como color hueso o crudo para que así las decoraciones florales con mucho color contrasten a la perfección con el entorno. Puedes alternar los centros florales con otros de madera decorados con piñas o frutos secos.
 
Detalles en espiga, de hojas, de tela e incluso de flores  para las sillas de los invitados son ideales para este tipo de bodas.
Si siempre te has imaginado una boda sencilla y original, de bucólicos aires campestres y con detalles únicos y personales, ya sabes, este es tu estilo; entre un aire rural y vintage