PEINADOS NOVIA

 

Los mejores consejos para el peinado de una novia, el estilismo novias más acertado para cada una.

Es la eterna pregunta. ¿Qué hacer con mi pelo el día de la boda?  ¿Suelto, recogido, semi recogido, sencillo, sofisticado…?

El peinado que elijamos ese día debe guardar armonía con el estilo por el que hayamos optado, pero también hay que tener en cuenta los rasgos de la cara. Al tradicional moño clásico por el que se decidían la mayoría de nuestras madres, hoy en día se le han sumado muchas y muy diversas alternativas. Una de los cosas más importante a tener en cuenta a la hora de decidirnos por un peinado u otro es el tipo de vestido que llevaremos. Tan relevante es el color del traje como el color de nuestra piel.

Piensa en el escote que llevarás ¿cuello barca, palabra de honor, espalda descubierta? También es necesario tener en cuenta las joyas que luciremos ese día. Si quieres hacer resaltar unos preciosos pendientes o un impresionante collar, deberás despejar el pelo de la cara. El tradicional velo es otro de los complementos a tener en cuenta a la hora de elegir nuestro peinado.

Por último, no olvides que el pelo por el que te decidas debe ir acorde con tu personalidad. Es un día muy especial para que te veas disfrazada. Antes de optar por algo extravagante, recuerda que la naturalidad y la sencillez suelen acertar siempre.

Si no lo tienes claro, lo mejor es dejarse aconsejar por un profesional. Unas semanas antes del enlace, pide cita con tu estilista, habla con él, descríbele tu vestido y cuéntale lo que te apetece. Consulta catálogos de fotografías con las últimas tendencias y cuando ya tengas una idea de lo que quieres, pídele que te realice una prueba para estar segura de que te sientes cómoda y favorecida. Sea un peinado con ondas, un buen recogido con rizos, un moño alto con extensiones o un pelo suelto lo más sencillo posible, tienes que estar segura de que te sentirás cómoda con él.  Recuerda que lo vas a llevar durante muchas horas.  El equilibrio te inyectará la soltura para desenvolverte de un modo natural antes, durante y después del protocolo de la ceremonia.

El recogido es uno de los peinados más demandados a la hora de casarse. Un moño siempre desprende un halo de elegancia y glamour. Además, permite mostrar el vestido de novia en todo su esplendor.  Pero no a todo el mundo le queda bien el pelo recogido. El peluquero te examinará y valorará tu fisionomía, la longitud y la forma de tu cabello, su color y su volumen y te dirá qué tipo de recogido se adapta mejor a tus características. Alto, bajo, con rizos, clásico… Si por el contrario tienes una melena de esas que causan envidia y el vestido que llevas te permite lucirla, no te lo pienses. Puedes darle un toque de distinción con unas ondas o algo de volumen.

También realzarán tu belleza los complementos: una diadema, un par de peinetas, una corona de flores o un adorno con plumas o brillantes conseguirán fijar todas las miradas.  Si lo tuyo es el pelo corto, estos complementos también serán el punto perfecto para dotar al peinado de clase y elegancia.