BUFFET DULCE

 
Todo lo que debes saber sobre los Buffets Dulces
 
He de reconocer que para una amante de los postres como yo, los buffets dulces se han convertido en uno de los aciertos de las bodas y otras celebraciones sociales, no sólo por la posibilidad que brindan de degustar diferentes sabores, texturas y tipos de producto, sino también por las posibilidades decorativas que añaden.
 
Para conocer las claves de este tipo de buffet, pasé una divertida tarde con la que más sabe de esto, Majose's, en cuya cocina elabora cientos de buffets dulces cada temporada que hacen las delicias de muchos novios e invitados y que me ayudó amablemente con estos consejos que hoy comparto con vosotros.
 
Si tenemos claro que contaremos con un buffet dulce en nuestra boda, el siguiente paso es elegir si querremos una gran tarta, un buffet de postres o una mesa de caramelos y gominolas. Obviamente podremos hacer combinaciones entre estos tipos porque aquello de “cuanto más azúcar más dulce” aplica mejor que nunca en este caso. Si os podéis permitir una mesa con una gran tarta central, dulces y algunas chucherías seleccionadas, seguro impresionaréis a todos los asistentes. Si buscáis algo resultón y adaptable a vuestro presupuesto, sin duda os interesan las siguientes reflexiones.
 
Las tartas de bodas que suelen coronar los buffets dulces (varios pisos forrados de fondant con un aspecto impecable) son preciosas e impresionantes, pero no son la opción más apropiada si vuestro buffet será “auto servicio” por parte de los invitados. Tanto si serán ellos quienes cortarán las raciones como si no, piensa que el pedacito individual de tarta va a perder por completo la vistosidad que tenía. Por eso, para un presupuesto ajustado es recomendable recurrir a otro tipo de dulces.
 
Los cupcakes son sin duda los verdaderos protagonistas de los buffets, coquetos, llamativos, gustosos y personalizables son perfectos para lo que estamos buscando. Opta por su versión en tamaño mini (red velvet es mi favorito) para facilitar su degustación y permitir a tus invitados probar diferentes sabores antes de estar saciados. Pero en la variedad está el gusto así que combina varios sabores de mini cupcakes con tartaletas de limón, trufas, mini brownies o galletas personalizadas. La clave aquí, muchas veces olvidada, es el tamaño que impide a los invitados probar cada una de las variedades, busca dulces en versión pequeña que se puedan comer de un bocado o sujetar con una sola mano.
 
Las golosinas son el complemento perfecto, permitirán completar la mesa sin disparar el presupuesto y satisfacer a muchos asistentes. Es super importante utilizar las variedades apropiadas según su tonalidad y éxito. Aunque los archiconocidos “jamones” o “nubes” (esponja rosa de goma) son muy utilizados en estos buffets, seamos sinceros, ¿se utilizan por el interés que despiertan o por el volumen de ocupan en el buffet?. Opta por un buffet de calidad aunque sea de un tamaño más pequeño, seguro que son muchos los que os lo agradecen.
 
No te olvides del lugar y el momento de tu celebración. El verano es una estación perfecta para casaros pero no para colocar chocolates, fruta o gominolas sensibles al calor (se derriten o se secan). 
 
Una vez ya decidido el contenido de vuestra mesa, no menos importante es su decoración. Hemos tratado de soslayo la tonalidad elegida, pero es algo que deberás tener presente en todo momento. Utiliza uno, dos, máximo tres colores y siempre en combinaciones armoniosas. No tiñas los dulces, emplea en su lugar cartelitos, globos, guirnaldas, vasos o servilletas adecuadas para conseguir el color que quieres destacar. Distribuye los elementos creando volúmenes, genera pisos bajo el mantel de la mesa y no olvides el la trasera de tu montaje, decóralo siempre que el espacio te lo permita.
 
El buffet dulce será la “guinda” culinaria de tu boda, así que diséñala con esmero y no te olvides de disfrutarla en tu gran día.