LA AGENDA DE TU BODA

 

Tú y tu pareja acabáis de dar el primer paso. Habéis tomado la decisión de que os vais a casar. A partir de ahora comienza una etapa en la que tu futuro enlace llenará todos los huecos del poco tiempo libre que te quede. Elecciones más o mensos importantes, dudas, planes, deseos y mucha ilusión es lo que os espera en los próximos meses. Para que no se te escape nada, Atidemi Novias te ofrece los diez puntos clave para llegar a tiempo a todo y no morir en el intento.

1.     ELECCIÓN DEL LUGAR (De un año a seis meses antes)

Una vez tomada la decisión, lo primero que tenéis que saber es si os casaréis por la Iglesia o por lo civil y en qué época del año queréis celebrar vuestro enlace. Dependiendo de las fechas que elijáis, tendréis mayor o menos disponibilidad en el sitio donde vayáis a celebrarlo. Piensa que de mayo a septiembre es la temporada alta de bodas y es importante que reservéis con tiempo, así que si queréis casaros un sábado de mayo en una de las  iglesias con más demanda y festejarlo en el sitio más chic de la ciudad, será mejor que empecéis los preparativos al menos con un año de antelación. Si sois flexibles en las fechas, con seis meses bastará para reservar el lugar que acogerá  vuestro enlace.

2.     EL VESTIDO DE ELLA (Seis meses antes)

Una vez tenéis el sitio, lo que más preocupa a las novias es el traje que lucirán ese día. Aunque en la mayoría de las boutique o de los diseñadores, seis meses son suficientes para que te confeccionen el vestido de tus sueños, te aconsejamos que antes ya tengas una idea de lo que quieres. Consulta revistas, habla con tus amigas, mira escaparates… para que cuando te decidas, lo tengas del todo claro. En ese periodo de tiempo podrás encontrar los complementos que mejor se adapten a tu estilo.

3.     EL TRAJE DE ÉL (Tres meses antes)

Como los hombres suelen ser más básicos que nosotras en todos los aspectos, lo normal es que no necesiten más de tres meses de antelación para encontrar el traje de su boda. A ello se une la habitual aversión que suele tener el género masculino hacia las compras, especialmente en lo que a vestuario se refiere. Ellos en una tarde pueden despacharlo todo, mientras que a ti, seguramente te lleve unos cuantos meses. Aún así, oblígale a que no lo deje para el último momento.

4.     EL MENÚ (Dos meses antes)

Una vez elegido el lugar de la celebración, decidir el menú no será complicado. Normalmente entre un mes o dos antes de la boda, os citarán para probar distintas opciones. Es habitual que ese día os den a probar diez o doce platos distintos y puede ocurrir que pierdas la perspectiva y no sepas por cuales decantarte. Por ello, te recomendamos que vayas acompañada de algún familiar, padres o padrinos, para que puedan dar también su opinión.

 

5.     EL VIAJE (Dos meses antes)

En este punto también tendréis que tener en cuenta en qué época del año os vais de viaje. Recuerda que verano y navidades suelen ser temporadas altas y puede haber problemas de disponibilidad, pero lo normal es que si empezáis a planificar el viaje un par de meses antes, no tengáis ninguna pega. Lo mejor es que consultes con tu agencia de viajes de confianza. ¡Y si viajas a algún destino exótico, no olvides comprobar cuando tienen lugar la temporada de lluvias, monzones y huracanes!

6.     ZAPATOS Y COMPLEMENTOS (De tres a dos meses antes)

Ya tienes lo más difícil que es la elección del vestido. Ahora puedes aprovechar tus ratos libres para encontrar los zapatos y los complementos que harán de ti una novia única. Te aconsejamos que unas semanas antes de la boda, te pruebes los zapatos y andes con ellos por casa, pero sin machacarlos.  El día de tu boda, tus pies te lo agradecerán. En cuanto a las joyas y otros complementos, antes de elegirlos, ten claro el peinado y el maquillaje que lucirás el día de tu boda.

7.     LOS DETALLES (Dos meses antes)

Invitaciones, música, decoración floral, fotografías… En ocasiones los pequeños detalles pueden quitarnos más tiempo que el resto de aspectos que a priori parecen más importantes. Hay muchas opciones donde elegir y nos podemos perder entre el maremágnum de posibilidades.  Para que no ocurra esto, márcate plazos. Puedes destinar dos o tres tardes a buscar cada cosa y otra más a tomar la decisión.

8.     PELUQUERIA Y MAQUILLAJE (Un mes antes)

Llegada a este punto, seguro que tienes bastante claro el tipo de peinado que llevarás ese día, al menos sabrás si lo quieres suelto o recogido y qué tipo de recogido te favorece más. Queda con tu peluquero un mes antes para que te haga una prueba, o dos o las que hagan falta, y aprovecha para que te maquillen también. Así podrás ver el resultado completo y si hay algo que no te acaba, todavía te queda tiempo para cambiar.

9.     ORGANIZA LAS MESAS (Dos semanas antes)

Parece sencillo, pero muchas parejas confiesan que organizar donde se sentará cada cual es una de las cosas más complicadas de organizar una boda. Que si esta no se habla con la otra, que si estos son ex pareja y hay que ponerlos lejos, que tu amiga del trabajo no conocer a nadie…  Suele ser agotador y os puede llevar más de una tarde, así que no lo dejes para el último minuto.

10.  RELAX (Tres días antes)

Parecía imposible, pero por fin lo tienes todo organizado. Seguro que sigues dándole vueltas a la cabeza sobre tal o cual historia, pero le mejor que puedes hacer dos o tres días antes de la boda es relajarte, reservar en algún spa o centro de estética y mimarte a base de masajes y tratamientos de belleza. El  día de tu boda, todos lo notarán.