RAMOS DE NOVIA

 

El estilismo de una boda es importante. El catering de boda, el traje de novia y también, como no, el ramo…

 CLAVES PARA ELEGIR EL RAMO DE NOVIA

El traje, el peinado, el maquillaje, los zapatos… a la hora de vestir a una novia la mayoría ya sabe o al menos tiene una ligera idea del estilo de cada uno de los complementos que ese día llevará. Sin embargo hay uno de esos elementos que es único. Quizá sea el más exclusivo de una boda por la simbología que desprende pero también suele ser el más desconocido a la hora de elegirlo.

En Atidemi hablamos del tradicional ramo de novia. Un adorno que ha adquirido una gran importancia en los últimos tiempos y que ha dejado ser un mero ornamento par convertirse en una pieza clave en el día de la boda. El ramo ya no es sólo el conjunto de flores que llevará la novia en la ceremonia, hoy en día es algo sentimental que suele entregarse a algún familiar o a una amiga especial. Tiene un significado importante y por eso cada vez se cuida más el modelo por el que se optará.

Kike León es uno de los mejores artistas florales no sólo de nuestra Comunidad sino también de España. Lleva 35 años trabajando con flores, ha estudiado en las mejores escuelas europeas, y desde hace doce años tiene su propio centro de formación. Además este saguntino sigue recorriendo el mundo impartiendo clases y talleres y ha recibido innumerables premios internacionales por su trabajo.

En ocasiones realiza las composiciones florales para el diseñador valenciano Francis Montesinos, tarea de la que dice sentirse especialmente orgulloso. Y nadie mejor que él a través de Atidemi, para aconsejaros acerca de las últimas tendencias en lo que a ramos se refiere.

Para Kike el ramo de novia tiene que ir en total consonancia no sólo con el vestido sino también con la anatomía de la mujer e incluso con el lugar en el que vaya a celebrarse la ceremonia.

“La idea es que la novia luzca por sí sola, que llame la atención y eso sólo se consigue a través del conjunto, por ello el ramo tiene que estar en armonía con el resto de los complementos que  ese día se lleven”. 

Y como en todo, en los ramos también existen modas que van cambiando a lo largo de las temporadas. Hoy en día, una de las claves del ramo es el color de las flores. “Aunque el blanco roto y el crudo siguen siendo la base, en la actualidad se opta por dar al ramo toques de color, el fucsia, el magenta y el rosado suelen ser los más utilizados aunque también depende mucho de la época del año en la que nos encontremos. En primavera los tonos anaranjados desbancan al resto, en verano son los rojos y los multicolores, a partir de octubre le llega el turno a granates, malvas y lilas y en invierno los azules terminan de completar el aderezo”. En cuanto a la forma de llevar el ramo, éste ha evolucionado mucho en los últimos años. Del típico bouquet se ha pasado a formas alargadas, en cascada, composiciones en forma de bola o incluso bolsos y muñequeras florales.  Además de la estética, la novia busca la comodidad. La estructura varía mucho dependiendo de tipo de traje y de la clase de celebración que se realice. Por eso Kike realiza un estudio exhaustivo antes de cualquier encargo, tiene que ver el vestido de novia y en ocasiones incluso se pone en contacto con el diseñador del traje para conseguir una creación perfecta. Volúmenes espectaculares, tallos trabajados, bisutería y fantasía… todo cabe si está en equilibrio con el conjunto.

Y en cuanto al tipo de flores que se utilizan, éstas tampoco escapan a las modas. “La rosa sigue siendo la líder, pero hay otras que también se utilizan mucho, las orquídeas, las peonias y las freesias suelen ser las más habituales aunque últimamente se opta mucho por las calas o los liliums”.  Kike intenta además que el ramo tenga consonancia con el resto de arreglos florales, desde los que decoran la iglesia hasta las flores que presidirán el banquete.

A la hora de elegir el ramo, la armonía, sin ninguna duda, es la clave.