EL OTOÑO SE VISTE DE COLORES

 

Dejamos atrás el verano y llega el otoño, donde los árboles caducos con ayuda del viento van desprendiéndose de sus hojas ya amarillentas.

Queda un paisaje de lo más romántico, muy neoyorquino. Cuando las temperaturas son ya más refrescantes muchas son las novias que deciden casarse...

El otoño se lleva consigo algunas flores, atidemi las recoge para que los centros de mesa, ramos y todos los adornos florales sean los más acertados y especiales en el día de tu boda. Las flores nos rodean y están presentes como unas invitadas más. Observan a los invitados en forma de centros de mesa y buscan a una nueva dueña en forma de ramo.

Los centros de mesa se mezclan con velas mimbre, bambú, papiro o frutas que le dan un toque sencillo y elegante a la mesa.

Teniendo en cuenta la estación del año en la que nos encontramos y el lugar del banquete nos decantaremos más por un estilo de flor u otro. Este otoño predominarán las violetas, el pensamiento, el crisantemo, las dalias y el hibisco.

 Y en invierno… el narciso, la cala, camelia, magnolia reinarán en las mesas.

Con flores blancas siempre acertarás, ya sean rosas blancas, lirios blancos, flor de mayo, jazmín, claveles, lirio de agua o flor de azar crearan un ambiente de pureza, de armonía y paz.

Con flores rojas como las amapolas, rosas rojas o el tulipán rojo irradiarán esa alegría entusiasta que se tiene cuando ves a un ser querido casarse.

Las flores azules hablan por sí solas y expresan amistad, fidelidad, amor y armonía. Con su color fresco y elegante recuerda al mar y al cielo.

Las flores amarillas desprenden alegría y simbolizan el agradecimiento de algo.

 

En toda boda, tarde o temprano llega el esperado momento de tirar el ramo o entregarlo en manos de una soltera que tenga planes de boda. Cada detalle debe estar estudiado al milímetro. El ramo tiene que ir acorde con el gusto personal de la novia, con su personalidad y como no, con el vestido y los dem ás complementos nupciales. Los pequeños detalles son los que hacen destacar. El resultado final del ramo dice mucho de la novia, de su personalidad, de sus experiencias vividas y que es lo que quiere expresar a través de las flores. Porque no hay dos novias iguales no deberían existir dos ramos iguales. Son muchas las propuestas de ramos, con diferentes colores, formas y tamaños. El ramo no únicamente se viste de flores, estas se complementan con hojas de palma, bisutería, semillas, o incluso alfileres de cristal.

 ¿Qué ramo va más contigo?

 Puedes elegir el color de las flores acordes a tus ojos como Alejandra Prat que eligió el ramo bouquet en tono azul, como sus ojos.

Los hay bouquet o ramillete de forma redondeada. Los colgantes, en forma de cascada, las flores van cayendo en capas y pueden ser tan largos como tú quieras.

Para las que no se conforman con cualquier ramo, los están pomposos formados por flores de largos tallos. Son de forma vertical, se atan a la novia y esta lo acomoda como si de un bebe se tratara.

Teniendo en cuenta que los ramos de gran tamaño y los de cascada se suelen complementar bien con vestidos sencillos y sin vuelo, consiguiendo el efecto de realzar la figura y los ramos sencillos se combinan con vestidos de vuelo y más voluptuosos, ya te puedes decantar mas por un tipo u otro ahora sólo tienes que hacerlo tuyo y por lo tanto, único.