Tocados y pamelas

Las pamelas están de moda pero debemos ser conscientes de que no por seguir la moda debemos utilizar una pamela o tocado que no vaya con nuestro estilo, con nuestra cara o simplemente que no sea apropiado para el acontecimiento.
Si vais a una boda durante el día, este accesorio es un complemento perfecto, pero hay que tener claro tanto el protocolo como el look seleccionado para ese día en cuestión.
No se debe llevar un tocado sin guantes y el largo del vestido o falda debe ser por debajo de la rodilla ya que el momento “mini” es para las fiestas y no para una ceremonia y menos para entrar en la iglesia. Por respeto y por pudor jamás se debe entrar a una iglesia con los hombros al descubierto y las medias claras u oscuras no pueden faltar.
Por mucho que la moda diga que lo que se lleva es ir sin medias, el protocolo y la elegancia no dicen esto. Si queréis llevar unas medias claras, en este momento en el mercado hay medias fantásticas que parecen como si no llevaras nada.
Recordad que si usáis una pamela o un tocado jamás debéis usarlo por la noche salvo que el evento en sí os lo exija y tened claro que no por llevar la pamela más grande, las plumas más largas y el diseño más extravagante vuestra cabeza está preparada para lucirlo.
Es primordial la estatura, la forma de la cara, la constitución del cuerpo y el peinado. Si la boda es en un lugar donde no vivís normalmente y debéis desplazados de cuidad y por lo tanto no estáis familiarizados con los peluqueros y sois vosotras mismas las que os la tenéis que poner, optad por poneros un tocado o pamela fácil de colocar. En este sentido es primordial ser práctica.