Los ramos se tiñen de colores

En toda boda, tarde o temprano llega el esperado momento de tirar el ramo o entregarlo en manos de una soltera que tenga planes de boda. Cada detalle debe estar estudiado al milímetro. El ramo tiene que ir acorde con el gusto personal de la novia, con su personalidad y como no, con el vestido y los demás complementos nupciales.

Son muchas las propuestas de ramos, con diferentes colores, formas y tamaños. El ramo no únicamente se viste de flores, estas se complementan con hojas de palma, bisutería, semillas, o incluso alfileres de cristal.

Con flores blancas siempre acertarás, ya sean rosas, lirios, flor de mayo, jazmín, claveles, lirio de agua o flor de azar, crearan un ambiente de pureza, de armonía y paz.

Con flores rojas como las amapolas, rosas, tulipán irradiarán esa alegría entusiasta que se tiene cuando ves a un ser querido casarse.

Las flores azules hablan por sí solas y expresan amistad, fidelidad, amor y armonía. Con su color fresco y elegante recuerda al mar y al cielo.

Las flores amarillas desprenden alegría y simbolizan el agradecimiento de algo.